Las protestas en el centro de la capital de Ucrania, Kyiv, comenzaron el 21 de noviembre de 2013. Esta fue una reacción a la decisión del Gabinete de Ministros de Ucrania de suspender el proceso de preparación para la firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea.

Luego, el 21 de noviembre, los ucranianos libres se reunieron en Maidan para expresar su opinión. Luego, miles de personas llegaron a la Plaza de la Independencia con una protesta pacífica contra la repentina cancelación por parte de las autoridades de Yanukovych de la intención de firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea. 

La gente anhelaba el desarrollo europeo y los cambios en el país.

Como resultado, cientos fueron asesinados, miles fueron mutilados, decenas fueron torturados: este es el precio que pagó la gente por poder expresar su opinión libremente en su país.

En 2014, después de celebrar un referéndum ilegal (que se llevó a cabo el 16 de marzo de 2014) en el territorio de la península de Crimea, los líderes rusos junto con el ejército declararon a Crimea como territorio ruso el 18 de marzo de 2014.

A finales de febrero y principios de marzo de 2014, tropas sin marcas de identificación se trasladaron desde Rusia y las bases de Crimea de la Flota del Mar Negro de la Federación Rusa, aprovechando el momento del cambio de poder en Ucrania a raíz de la Euromaidan, ocupó la península de Crimea.

El 11 de mayo de 2014 se llevó a cabo un referéndum ilegal y no reconocido en parte de los territorios de las regiones de Donetsk y Luhansk, tras lo cual estos territorios fueron declarados independientes el 12 de mayo del mismo año. Pero comenzaron a llamarse República Popular de Donetsk y República Popular de Luhansk.

Si anteriormente Putin y el liderazgo de Rusia no reconocieron su participación en la guerra en Donbas, después de unos años comenzaron a emitir pasaportes rusos a las personas.

Y la razón, en lo que a mí respecta, es bien conocida por la historia, y no solo por la historia de Ucrania: son las maquinaciones imperialistas de un hombre enfermo y el momento adecuado, mediante el cual decidió apoderarse ilegalmente del territorio de otro soberano país.